Open/Close Menu Firma de Abogados de Lesiones Personales

Responsabilidades Del Empleador En Casos De Acoso

Según una encuesta en California, el 23% de las mujeres encuestadas entre 21 y 40 años reportaron haber sido víctimas de acoso sexual en el trabajo, es decir, aproximadamente 1 de cada 4 mujeres ha sido víctima de este tipo de violencia. Entre los hombres, este porcentaje disminuye, pero sigue siendo bastante significativo. El acoso sexual en el lugar de trabajo se ha convertido en un tema muy discutido en los últimos años. Constantemente se libran varios debates sobre el tema, e incrementan las reclamaciones de acoso en el lugar de trabajo. También dentro del ámbito del derecho laboral, vemos que hay muchos casos de conflictos relacionados con el acoso sexual que ocurren en el entorno laboral.

En esta línea de pensamiento, es importante enfatizar la responsabilidad del empleador por las acciones de sus representantes. Por ley, los empleadores son responsables de reparar los daños resultantes de actos realizados por sus empleados. Por lo tanto, el empleador siempre será responsable de los daños y perjuicios que se deriven del acoso sexual cometido contra un empleado en el lugar de trabajo. La ley obliga al empleador en cualquier caso, siempre que la persona acosada demuestre la existencia del daño y el nexo de causalidad. Las sanciones garantizadas por la legislación laboral (advertencia, suspensión y terminación del contrato por justa causa), por sí solas, no eliminan la responsabilidad del empleador por los actos realizados por sus representantes en el ambiente de trabajo.

En consecuencia, concluimos que es deber del empleador tomar medidas preventivas, garantizando la intimidad de sus trabajadores y preservándolos de situaciones vejatorias, como medio, no sólo para evitar controversias jurídicas, sino también para salvaguardar la dignidad humana, garantizada en las leyes estatales y federales. Y de efectivamente existir un caso de acoso este de colaborar en la búsqueda de ayuda legal para el acoso en el lugar de trabajo. Al no proporcionar estas medidas, viola el deber objetivo de diligencia, constituyendo una conducta culpable. Corresponde, por tanto, al empleador frenar el abuso de poder en las relaciones laborales y tomar medidas para prevenir tales prácticas, de modo que las relaciones en el trabajo se desarrollen en un clima de respeto y armonía.

 

Hostigamiento Sexual En El Lugar De Trabajo Empleador

El hostigamiento sexual en el lugar de trabajo difiere del que se practica habitualmente en entornos públicos, como discotecas. El acoso sexual en el trabajo avergüenza a alguien con la intención de obtener ventaja o favoritismo sexual, aprovechando su condición de superior jerárquico inherente al ejercicio de un trabajo, cargo o función. Ante esto, son claros los requisitos para caracterizar el acoso sexual en el trabajo, cualquier tipo de vergüenza que tenga como finalidad el favoritismo sexual. Esta vergüenza puede ser física o moral. Siempre que esté presente una intención clara de favores sexuales, constituye hostigamiento o acoso sexual.

Para que esto ocurra, en el ámbito del derecho laboral, basta que el acosador, en el intento de alcanzar sus objetivos sexuales, ofrezca al acosado beneficios que, presumiblemente, no podría lograr sin su ayuda. O, incluso, que el acosador demuestre intención de dañar a la persona acosada, si ésta no obtiene los favores sexuales que busca.

En cualquier caso, es importante tener sentido crítico, especialmente como empleadores o directivos, para identificar y orientar adecuadamente a las víctimas, ofreciendo ayuda legal para el acoso en el lugar de trabajo. En este punto, generalmente surgen dudas, después de todo, no todo acto descortés está sujeto a responsabilidad legal. Sin embargo, ciertos comportamientos, aunque aceptables en otros lugares, se vuelven intolerables en el entorno laboral y pueden culminar en reclamaciones de acoso sexual en el lugar de trabajo.

 

¿Qué Constituye El Acoso Sexual En El Trabajo?

El acoso sexual en el lugar de trabajo es cualquier comportamiento no deseado de naturaleza sexual, en forma verbal, no verbal o física, con el objetivo o efecto de perturbar o avergonzar a la persona, afectar su dignidad, o crear un ambiente intimidante, hostil, degradante, humillante o desestabilizador. Puede ocurrir entre un superior y su subordinado, entre compañeros del mismo nivel jerárquico, e incluso puede ser entre personas no vinculadas a la relación laboral, como clientes y proveedores de servicios.

Estos comportamientos no apropiados pueden incluir:

  • Contacto físico no deseado;
  • Conversaciones no deseadas sobre sexo;
  • Invitaciones sospechosas;
  • Promesas de trato diferenciado;
  • Comentarios y observaciones congraciadores y comprometedores sobre la apariencia física o la personalidad del empleado que está siendo acosado.

 

Estrategias Para Combatir El Acoso Sexual Empleador

Lo primero que hay que hacer para combatir el acoso sexual en el lugar de trabajo es intentar mantener un buen ambiente laboral, y esto se traduce en respetar el espacio personal de las mujeres y hombres por igual. Se deben desalentar los comportamientos considerados inofensivos en el lugar de trabajo, especialmente cuando hay compañeros en el mismo sector. Se deben evitar bromas, tomar fotos o emitir comentarios jocosos sobre la figura femenina o masculina, para que todos los empleados se sientan más cómodos y respetados, de esta manera también se evitarán reclamaciones de acoso en el lugar de trabajo.

Todos los trabajadores deben reportar de inmediato cada vez que presencian un acto de acoso, evitando así apoyar al acosador.

Algunas recomendaciones sobre cómo actuar ante el sexual:

  • Decir no al acosador, de manera clara;
  • Informar a sus compañeros de trabajo lo que está sucediendo y reunir todas las pruebas posibles;
  • Reportar al departamento de recursos humanos de su trabajo;
  • En casos extremos acudir a las autoridades respectivas y presentar una denuncia, lo más apropiado es contar con el respaldo de un abogado con experiencia al hacerlo.

Por lo tanto, es necesario incentivar a todos a denunciar cualquier situación de acoso sexual en el ámbito laboral, creando mecanismos de apoyo a quienes lo denuncian y asegurando una sana cultura institucional. En cualquier caso, es importante investigar la situación y demostrar lo sucedido antes de tomar medidas más drásticas.

Una vez comprobada la conducta inapropiada de un empleado, se debe sancionarlo paulatinamente y de manera proporcional a sus acciones, previniendo situaciones similares. La empresa debe protegerse en todos los sentidos, actuando siempre conforme a la legislación para evitar posibles conflictos legales con profesionales despedidos por conductas inadecuadas.

 

Leyes Y Regulaciones Sobre El Acoso Sexual

El acoso sexual en el lugar de trabajo es sumamente grave, ya que muchas veces las víctimas deciden callar y no denunciar por temor a ser despedidas injustamente o sufrir acoso laboral, represalias e incluso discriminación en el entorno laboral. Por este motivo, en California se debe emplear la ayuda legal para el acoso en el lugar de trabajo. Las siguientes leyes son las indicadas para aplicar en reclamaciones de acoso sexual en el lugar de trabajo:

  • Ley de Empleo y Vivienda de California (FEHA)
  • Ley de Normas Laborales Justas de California (FLSA)
  • Ley de Prevención del Acoso Sexual
  • Ley de Normas de Seguridad y Salud en el Trabajo de California (OSHA)
  • Ley AB 1825
  • Ley AB 2053

 

Construyendo Un Ambiente De Trabajo Respetuoso

La lucha por la construcción de un ambiente de trabajo respetuoso y libre de acoso y violencia sexual se reconoce por primera vez, en el año 2019 por la Organización Internacional del Trabajo mediante la adopción del Convenio 190.1. Este define la violencia y el acoso en el mundo del trabajo como un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o amenazas, que ocurren una o varias veces, y que tienen como objetivo, causan o pueden causar daños físicos, psicológicos, sexuales o económicos.

Entre las medidas que se deben implementar en conjunto con empleados y empleadores para construir un ambiente de trabajo respetuoso, se encuentran:

  1. Inclusión de normas de conducta en materia de acoso sexual y otras formas de violencia en el reglamento interno de la empresa, con su contenido ampliamente difundido entre los empleados;
  2. Establecimiento de procedimientos para la recepción y seguimiento de denuncias, para la investigación de los hechos y, cuando corresponda, para la aplicación de sanciones administrativas a los responsables directos e indirectos de actos de acoso y violencia sexual, garantizando el anonimato del denunciante;
  3. Inserción de temas relacionados con la prevención y el combate al acoso sexual y otras formas de violencia en las actividades y prácticas;
  4. La ley también enfatiza que las medidas administrativas adoptadas por la empresa no reemplazan los procesos legales correspondientes, si la conducta denunciada se encuadra dentro de la tipificación legal de acoso sexual, u otros delitos de violencia.

Corresponde a la empresa implementar prácticas preventivas respecto de dichas conductas en el lugar de trabajo. Generalmente, la forma de abordar el acoso sexual en el trabajo es similar a la adoptada en relación con el acoso. Además de un ambiente de aprendizaje colectivo encaminado a la sensibilización, el empleador debe siempre prestar atención a lo que sucede dentro de la empresa, adoptando procedimientos de investigación y, si es necesario, dedicando atención a la víctima.

Si se identifican casos de acoso o incluso ante una simple sospecha, es necesario tomar posición para intentar minimizar las consecuencias del problema, abordándolo adecuadamente.

© 2024 AbogadosConExperiencia.com Privacy Policy
Abogado Experience is trademark and dbe for the Heidari Law Group

 

 

 

 

 

Call Now Button