Open/Close Menu Firma de Abogados de Lesiones Personales

Accidente De Tráfico Con Culpa Compartida

 

Sabemos que la conducción demanda cuidado, ya que con tráfico requiere una atención constante. Además, la propia legislación vigente impone unas normas importantes sobre la responsabilidad compartida de cada conductor frente a terceros durante la conducción.

El conductor debe, en todo momento, tener el control de su vehículo, conduciéndolo con atención y cuidado esenciales para la seguridad del tránsito. Esto significa que un conductor que no presta atención al tráfico mientras conduce estará poniendo en riesgo la vida de otros conductores y peatones, además de desobedecer la ley, por lo que se le puede atribuir la culpa de cualquier accidente.

Por lo tanto, es claro que todos los conductores de vehículos que circulan por vías terrestres tienen la responsabilidad compartida de mantener el orden y la seguridad del tránsito. Sin embargo, cuando ocurre un accidente, no siempre es fácil identificar quién no observó las precauciones necesarias.

Entonces, imaginemos una situación: un conductor conduce y golpea la parte trasera del auto de otro conductor y este conductor busca reclamar mediante el sistema judicial al conductor, por los daños causados a su vehículo. En esta situación, la culpa es de quien golpeó la parte trasera del vehículo, es decir el vehículo colisionador, por lo que será él quien deba probar que no es responsable. A su vez, si el primer conductor se detuvo abruptamente o donde no debía hacerlo deberá compartir la responsabilidad por el incidente. Es en estos casos es cuando se habla de una culpa compartida.

 

¿QUÉ OCURRE CUANDO LA CULPA DE UN ACCIDENTE ES COMPARTIDA?

La culpa compartida en un accidente de tránsito ocurre cuando la responsabilidad es dividida entre autor y víctima. Esto no suprime la obligación de indemnización entre las partes. Un ejemplo de esto es si con el auto averiado, un conductor abrió el capó y permaneció en el lado izquierdo del vehículo, donde terminó siendo embestido por otro auto que circulaba por la carretera. Establecido que la víctima contribuyó en un 70% a la colisión, queda a cargo de la parte contraria el pago de la indemnización por daño material y moral hasta el límite del 30%.

Si hay culpabilidad compartida, la doctrina y la jurisprudencia recomiendan dividir la indemnización, no necesariamente por la mitad, como pretenden algunos, sino proporcionalmente al grado de culpabilidad de cada uno de los implicados. Teniendo en cuenta que el accidente solo se produjo por la conducta de las partes, una por no respetar el carril preferencial y la otra por señalar negligentemente que iba a girar a la derecha cuando en realidad pretendía seguir por la misma vía, es imperativo que se reconozca en el presente caso como un accidente con culpa compartida, donde la responsabilidad será designada a la víctima en la misma proporción que la imputable al conductor.

En conclusión, se debe conocer el recurso de apelación y concederlo parcialmente, a fin de que se descarte y se reconozca la ocurrencia de culpa compartida de la víctima en la proporción del 50% y, en consecuencia, se reduzca la condena a pagar daños morales, con la redistribución de las cargas.

 

¿EN QUÉ SITUACIÓN SE PUEDE DAR UNA CULPA COMPARTIDA?

En algunos casos de lesiones personales es posible que más de una persona sea responsable por un accidente o lesión. Y esto se conoce como culpa compartida. En una situación de estas las leyes de cada estado establecen normas, las cuales son:

  • Negligencia Comparativa

Esta norma se caracteriza por determinar la cantidad de culpa que tiene una persona al causar un accidente o lesión. Lo primero que se hace es definir el porcentaje de culpa que le corresponde a cada parte involucrada.

  • Negligencia Contributiva

Por otro lado, esta norma decreta que, si usted es el culpable de su propia lesión, no tiene derecho a responsabilizar a alguien por el daño. Aun cuando usted sea solo responsable del 1% de la causa del accidente o lesión, no tendrá posibilidad alguna de reclamar financieramente nada de la otra parte. Esta norma se aplica actualmente solo en algunos estados.

  • Culpa comparativa pura vs. Fallo comparativo modificado

Estados como California tienen normas de negligencia comparativa pura, mientras que estados como Nevada tienen fallos comparativos modificados, los cuales establecen límites referentes a cuánta culpa la persona que sufrió la lesión puede tener e incluso cuánto puede recibir como compensación de otra persona que también tuvo la culpa del incidente. Normalmente, en estados donde se aplica esta negligencia comparativa modificada se establece un límite del 50%, es decir que la persona que resultó herida o lesionada debe tener menos del 50% de culpa del accidente.

  • Culpa compartida en acuerdos 

Muchos de los reclamos como sabemos se logran resolver sin necesidad de llegar a los tribunales. Su abogado puede ayudarlo a lograr un acuerdo beneficioso en casos como estos, teniendo en cuenta las normas de culpa compartida. Por esto es importante contratar a un abogado local especializado, ya que la negligencia comparativa pura o la modificada pueden afectar de distintas maneras el valor a recibir de su indemnización.

 

¿QUÉ DEBO HACER PARA RECLAMAR?

No importa si el daño se debió a un accidente con culpa compartida. Si una parte o ambas resultaron perjudicadas por el accidente, puede recurrir a instancias legales o a los tribunales para garantizar sus derechos. Para hacer un reclamo de la manera correcta se debe seguir los siguientes pasos: 

  • Prestar atención a los plazos para interponer el reclamo

La persona que tiene la intención de presentar una acción de reclamos debe conocer los plazos exigidos por la ley. 

  • Reunir pruebas de daños

Uno de los pasos más importantes es reunir todas las evidencias del daño sufrido, como fotografías, videos, documentos médicos, etc. En caso de accidentes, por ejemplo, también es importante registrar un informe policial. Además, si la víctima conoce las direcciones de los testigos, su abogado tiene la posibilidad de enviar una citación para que puedan comparecer.

  • Contactar a un abogado especializado

En posesión de todas las pruebas, la persona que se sienta agraviada deberá acudir en busca de ayuda profesional. Este se encargará de analizar toda la documentación y le dirá como proseguir. 

  • Prestar atención a la fecha límite para presentar una apelación

Si el demandante pierde el caso, tiene un tiempo determinado para presentar una apelación por escrito. En esta situación, necesitará la presencia de su abogado. 

Gran parte de la manera de proceder y la duración de un reclamo está determinada por las estrategias adoptadas por el demandante y el demandado. El avance del proceso se ve demorado por situaciones en las que el abogado es tomado por sorpresa por alguna información o hecho que desconocía del incidente.

Una medida que puede ayudar es la elección consciente de un abogado que brinde seguridad en el manejo del reclamo. El conocimiento de que las recomendaciones del abogado son, sin duda alguna, las más adecuadas para el éxito de la acción, es insustituible. Incluso justifica la inversión en un servicio particular, pero que inspira mayor confianza.

 

¿QUÉ SIGNIFICA ESTABLECER UNA INDEMNIZACIÓN CRUZADA?

El ordenamiento jurídico de cada estado tiene una comprensión formada de la posibilidad de presunción de culpabilidad en algunos casos de accidentes de tránsito. Por ejemplo, el conductor que circula detrás de otro vehículo tiene la obligación de mantener la distancia de seguridad con respecto a este ya que, si el vehículo de delante necesita realizar una maniobra, habrá tiempo para desviarse y evitar una colisión.

Lo mismo sucede con alguien que cruza una vía preferente, se asume que es su responsabilidad estar atento al realizar un cruce. No puede cruzar una calle sin mirar a ambos lados, ya que el conductor de la vía principal no espera a que alguien cruce delante de él.

En definitiva, cuando alguien no guarda la prudencia que se le espera, sobre él recae la culpa y, en consecuencia, el deber de indemnizar. Sin embargo, hay situaciones en las que la culpa no es exclusiva del conductor, ya que en muchas ocasiones el accidente se produce por culpa de la propia víctima.

Ahora, la imprudencia en el tráfico se ha convertido en algo prácticamente banal, con mucha gente conduciendo en estado de ebriedad, superando los límites de velocidad, saltándose los semáforos en rojo o sin el mantenimiento adecuado del vehículo. A su vez, ni siquiera los peatones y ciclistas son títulos ejemplares, están los que cruzan la calle fuera del carril de seguridad o andan en bicicleta por el carril exclusivo para autobuses o sin las manos en el manillar.

Ante esta imprudencia generalizada, las posibilidades de que los accidentes sean causados por culpa mutua aumentan considerablemente. Como tal, el deber de indemnizar no puede atribuirse a una sola de las partes involucradas.

Las leyes para la culpa compartida disponen lo siguiente:

  • La indemnización se mide por la magnitud del daño
  • Si hubiere desproporción excesiva entre la gravedad de la falta y el daño, el juez podrá reducir equitativamente la indemnización.
  • Si la víctima ha contribuido culposamente al hecho o daño, su indemnización se fijará teniendo en cuenta el porcentaje de gravedad de su culpa frente a la del autor del daño.

La jurisprudencia también se posiciona en esta línea y así, con base en todo lo anterior, se concluye que cuando la culpa de los accidentes de tránsito recae en más de una persona, el deber de indemnizar también reincide en ambas. Sin embargo, vale la pena señalar que la proporción de la indemnización no necesariamente debe dividirse en partes iguales, dado que, a discreción del juez, puede fraccionarse según el grado de culpabilidad, como lo ha decidido habitualmente el poder judicial.

© 2024 AbogadosConExperiencia.com Privacy Policy
Abogado Experience is trademark and dbe for the Heidari Law Group

 

 

 

 

 

Call Now Button